COLUMNA DE LA CÁMARA: Raúl Eduardo Bonifaz Moedano *La

IR A PORTADA

*La seguridad en el país

Vivimos en ambientes raros y queremos normalizarlo para que la existencia sea más amable en sociedad. Creo que coincidimos en ese propósito, por eso es conveniente tener una policía nacional.

Un mando civil que pueda encargarse de la Seguridad policial, y en conjunto con las fuerzas armadas crear la Guardia Nacional, se necesita.

Hay necesidades de seguridad y justicia en México. De eso, no hay duda. Se van a fortalecer los cuerpos de seguridad en todos los niveles, no van a desaparecer las policías municipales, tampoco las estatales; se van a modernizar. Se tendrán esquemas de adiestramiento óptimos y fuerzas armadas modernas.

Las prestaciones económicas serán las que tienen las fuerzas armadas para que los jóvenes tengan adecuadas alternativas de vida. El mando de las tropas no va a estar a cargo de un civil, es lógico. Es funcional. Funcionarán tribunales militares cuando algún miembro de las fuerzas armadas no cumpla con la disciplina militar o de la armada. Es lógico, y tiene lógica está ingeniería hasta que se dé la transición que ya está en marcha. Son procesos perfectibles.

Se respetarán los mandos en todos los niveles y se cuidará el prestigio ganado por las fuerzas armadas. Su rol en desastres naturales, en campañas de salud, en defensa contra delincuentes peligrosos, en reforestación y en traslado.

Cuando la población la ha necesitado ahí están siempre las fuerzas armadas y ahora estarán integradas en una organización que será la Guardia Nacional, no hay militarización, habrá adecuada capacitación. Se cuidará y se racionalizará el uso de los presupuestos públicos con transparencia. Entonces debemos pasar a la conformación de la Guardia Nacional para ser más fuertes como país, como nación.

¿Cuál es la responsabilidad de la ciudadanía? Si no se apega al gobierno en cualquier momento de crisis se va a poner en riesgo la vida de la población. Sin el Ejército, sin nuestras fuerzas armadas la ciudadanía no puede desenvolverse. Por eso aumentan los riesgos cuando no se escucha a la autoridad.

Entonces hay una percepción sobre el significado de la autoridad, la legalidad y la justicia. Y cuando la ciudadanía se aleja del estado la sobrevivencia en sociedad se debilita. No se puede aceptar la vida en la ilegalidad. Por eso se debe acrecentar el sentido de los valores que fortalezcan nuestros lazos en sociedad. Hay responsabilidades que la ciudadanía debe cumplir con prudencia y respetar a las fuerzas armadas cuando se acercan en su auxilio.

Con los acontecimientos de Hidalgo en que perdieron la vida muchas personas también se explica por la ausencia del sentido de responsabilidad que la ciudadanía en esas regiones debió asumir ante los riesgos que tenía el manejar gasolina como si fuera agua. Ahí faltó responsabilidad para proteger a niños y niñas que eran incluso hijos de los que participaban irresponsablemente en el robo de combustible.

Entonces estamos ciertos de que debemos reforzar nuestros esquemas y escalas de valores y solidaridades pues sin ellos no podemos vivir en sociedad. Ahora debemos reforzar la comunicación entre ciudadanía y autoridades para evitar accidentes como el vivido en Hidalgo.