COLUMNA DE LA CÁMARA: Eduardo Bonifaz Moedano *Ley

*Ley orgánica de la financiera nacional agropecuaria

Propongo expedir la ley orgánica de la financiera nacional agropecuaria, con el fin de beneficiar a 50 millones de personas que no tienen acceso a un crédito formal.

Para ello presentamos iniciativa donde se cita que la presente ley crea y rige a la Financiera Nacional Agropecuaria, Sociedad Nacional de Crédito; institución de banca de desarrollo, con personalidad jurídica y patrimonio propio, y tendrá por objeto promover el ahorro y la inversión.

Prevé canalizar apoyos económicos y técnicos necesarios que impulsen el desarrollo de actividades agropecuarias, forestales, pesqueras, agroindustriales y mercantiles, para elevar su productividad y mejorar el nivel de vida de la población.

Asimismo, ejecutar los programas de apoyo en materia de financiamiento rural que se determinen en el Presupuesto de Egresos de la Federación, y promover ante instituciones nacionales e internacionales de inversión, proyectos que estimulen el progreso.

Proporcionar asesoría técnica y capacitación tanto a los productores agropecuarios, forestales y pesqueros, así como a intermediarios financieros que decidan constituirse o ya se encuentren constituidos.

Tendría su domicilio en la Ciudad de México, o en el lugar que determine el Ejecutivo federal. Para poder cumplir con su objetivo, plantea establecer oficinas de coordinación regional y módulos en el territorio nacional, de acuerdo a las necesidades de cobertura económica de atención a la demanda del financiamiento integral.

El documento señala que de acuerdo a la encuesta Nacional de Inclusión Financiera de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, en 2017, alrededor del 90 por ciento de créditos otorgados, se autorizaron en áreas urbanas y sólo el 10 por ciento en zonas rurales.

Agrega que el último censo general de población y vivienda (INEGI), afirma que aproximadamente 23 por ciento del sector económicamente activo dedicado a actividades agropecuarias, genera poco más de 4 por ciento del Producto Interno Bruto total.

Considera que a pesar de los esfuerzos realizados, aún prevalecen fallas que impiden un funcionamiento eficiente del mercado de crédito, lo que impide un adecuado nivel de servicios financieros que faciliten las actividades de inversión y administración del riesgo en la economía rural.

Dado lo anterior es necesario instrumentar una estrategia económica rural integral que a través de una institución de banca de desarrollo, genere el cambio estructural requerido.

Con el propósito de focalizar, ordenar y simplificar el financiamiento rural, así como implementar la estrategia económica rural integral, la propuesta plantea integrar a la Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario, Rural, Forestal y Pesquero; al Fideicomiso de Riesgo Compartido, y al Fondo de Capitalización e Inversión del Sector Rural en una institución de banca de desarrollo, que tendrá por objeto la promoción y financiamiento del sector agropecuario y rural.

La referida ley propuesta está integrada por 46 artículos divididos en ocho capítulos que abordan los objetivos, operaciones, capital social, administración y vigilancia, los órganos auxiliares del consejo o comités institucionales y control, vigilancia, evaluación de la Institución y su participación en instituciones de seguros.

Además, contiene ocho transitorios en donde se establece que en la fecha de su entrada en vigor, se abroga la Ley Orgánica de la Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario, Rural, Forestal y Pesquero, y se derogan las demás disposiciones legales que se opongan a lo establecido en la presente Ley.