COLUMNA DE LA CÁMARA: Alfonso Ramírez Cuéllar *Atados

*Atados de manos ante cobardía tributaria

Reconocemos la molestia de los presidentes municipales y por ello les pido unificar propuestas para plasmarlas en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), sobre todo el programa de inversiones en materia de saneamiento financiero e inversión productiva en infraestructura.

Hay un malestar, pero los alcaldes y gobernadores están pasmados y no logramos articular una propuesta más allá de la restitución del Ramo 23, pues todo gira a repetir ese esquema porque nadie quiere pagar los costos políticos para mejorar la recaudación.

Estamos en una especie de cobardía tributaria que nos tienen atados de manos, si no la rompemos, las soluciones estructurales tardarán mucho tiempo.

Estamos entrampados porque era un ejercicio presupuestal que no llevaba, en lo absoluto, mayores beneficios, prosperidad y bienestar a las poblaciones, al parecer nos encontramos en un callejón sin salida, porque la única bandera con la que discutimos e inconformamos es con el Ramo 23, entonces, es una lucha perdida.

Estados, municipios y legisladores no hemos alcanzado a elaborar una propuesta federalista. Prevalece una preocupación central vinculada a estos órdenes de gobierno.

Por ello planteamos que el próximo año se defina un programa integral que les ayude a mejorar la distribución y desarrollo.

Que en el primer trimestre se definan las reglas de operación de las fuentes de recursos que puedan incorporarse, como proyectos presupuestales o extrapresupuestales, reintegros y fondos de estabilidad. Se aclare si hay o no convenios entre la Federación, estados y municipios.

No queremos que el municipio sea el paria de la Federación, sino que se convierta en la célula de gobierno con poder, fuerza y capacidad de inversión, y se consolide ante los desafíos que se tienen.

Es necesario que se institucionalice un convenio para aliviar la carga de las deudas municipales con la Comisión Federal de Electricidad y el IMSS.