COLUMNA DEL SENADO: Primo Dothé Mata *Mucho

*Mucho beneficio con la nueva reforma educativa

Los planes de estudio en el sistema educativo público tendrán que priorizar el cuidado de la salud y generar estilos de vida saludables.

Con la aprobación de la Reforma Educativa en el Senado de la República, no sólo se beneficia la calidad educativa, al magisterio y a los estudiantes también a las familias mexicanas, pues con ella se podrá reducir las enfermedades prevenibles, toda vez que el 50 por ciento de la pérdida de vidas en la actualidad es originada por males prevenibles.

Algunos males son provocados por factores de sedentarismo, apego extremo a medios de ocio, carencia de información, inadecuada alimentación, la pobreza extrema y venta indiscriminada de alimentos contaminados.

Las enfermedades que más afectan a los mexicanos son el sobrepeso, obesidad (más del 33 por ciento de niños entre 5 y 11 años), diabetes (más de 11 millones de personas), insuficiencia renal, hipertensión arterial, discapacidades temporales y permanentes, eventos cardiovasculares, eventos cerebrovasculares y enfermedad renal terminal, a pesar de que se han impulsado acciones para atacar este tipo de males, México ocupa los primeros lugares en el número de casos de obesidad y diabetes, por ejemplo.

La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos indica que la persona con sobrepeso gasta un 25 por ciento más de los recursos asignados a salud, además, gana por las desventajas inherentes al tema un 18 por ciento menos, en comparación con la población sana.

De acuerdo a dicho contexto era necesario que se tuviera una acción de largo plazo para reducir este tipo de afectaciones entre los mexicanos en todo el país y reducir muertes en edad temprana.

Esta propuesta que quedó plasmada en la Constitución gracias la Reforma Educativa, aún espera que la aprueben los congresos locales para que pueda promulgarse.

Por otro lado, la reforma constitucional también incluye una perspectiva de género y una orientación integral, en ciencias y humanidades; historia; geografía; civismo; filosofía; tecnología; innovación; lenguas indígenas; lenguas extrajeras; educación física y sexual; deporte; artes; literacidad. Así como una educación pública universal, integral, gratuita, laica e inclusiva.

Además, significa la reivindicación de los maestros que sufrieron una campaña negativa durante la administración pasada y dispone que el Estado fortalecerá las escuelas normales.

Otro tema prioritario de la Reforma es dar a los mexicanos apoyo con programas para combatir las desigualdades socioeconómicas, regionales y de género.