• Home
  • Secciones
  • Economía
  • Reconoce Hacienda lo difícil que será lograr desarrollo con inversión pública y gasto social

Reconoce Hacienda lo difícil que será lograr desarrollo con inversión pública y gasto social

Sí aumentará gasolina

El subsecretario de Ingresos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera Gutiérrez, señaló que la propuesta de Ley de Ingresos de la Federación 2019, es prudente y responsable y apegada a una disciplina fiscal y financiera.

“Fue hecho de manera muy prudente; es decir, no hay cuentas alegres en el marco macroeconómico”. Prevé una recaudación con un superávit primario del uno por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Al presentar la ley ante la Comisión del ramo, y la de Estudios Legislativos, Segunda, estimó un crecimiento del 2 por ciento del PIB, pero advirtió que de no modificar la media anual, que es de 2.4 por ciento, será muy difícil entrar a una ruta de desarrollo diferente, sujeta a inversión y políticas públicas, y gasto social.

Explicó que esta propuesta reduce la línea entre los ingresos del pronóstico y lo recaudado; disminuye la posibilidad de esconder recursos que anteriormente se repartían por la cautela de estimación de la Secretaría de Hacienda o como parte de las negociaciones en el Congreso.

En cuanto a ingresos tributarios, dijo, se espera recaudar alrededor de 13.3 por ciento del PIB; del ISR empresarial y de personas físicas el 40 por ciento. Por lo que hace al Impuesto Especial de Producción y Servicios (IEPS) se prevé un estimado de 437 mil millones de pesos para 2019.

Arturo Herrera subrayó que el nuevo gobierno ha decidido mantener el precio de la gasolina constante en términos reales. Es decir, que va a aumentar conforme a la inflación. Por este concepto se espera recaudar 200 mil millones de pesos para 2019.

Si bien México requiere aumentar su base de recaudación, en la propuesta no se prevé nuevos impuestos ni incrementar los ya existentes. Se requiere establecer, sí, un esquema de tributación en la que se recaude mejor y se tenga una distribución más equitativa de los recursos públicos.

Los ingresos provendrán, además, de la renovación de los espectros de radio y televisión a 20 años y de cerrar la defraudación fiscal, porque a través de las facturas apócrifas el fisco devuelve IVA a empresas fantasmas.

En la propuesta de Ley de Ingresos, el subsecretario señaló que para el próximo año se prevé una inflación de 3.4 por ciento, un tipo de cambio de 20 pesos por dólar y una plataforma de exportación de 1.847 millones de barriles diarios.

Dijo que al cierre de este año se prevé que la deuda ascienda alrededor del 45 por ciento del PIB; y se pagarán 750 mil millones de pesos de intereses. El nivel es relativamente alto, por lo que se debe reducir poco a poco con superávit primario para darle un mensaje a los mercados de que hay una ruta responsable y no haya ningún evento de pánico.

Comentó que un indicador preocupante es el precio de la mezcla mexicana de petróleo. Su volatilidad es mayor a la del dólar. En octubre, dijo, se cotizaba en 74 dólares por barril, sin embargo en las últimas semanas bajó a 52 dólares y este jueves se vende en 47.8 dólares por barril.

Agregó que la desigualdad en el país se puede atacar si el Estado tiene recursos suficientes, el cual es el talón de Aquiles de las finanzas mexicanas, porque por muchos años el gobierno ha recaudado muy poco y las finanzas públicas descansaron en la recaudación de origen petrolero.

México recauda poco, y es un tema a corregir, señaló. Va a ser muy difícil que el país cambie su trayectoria de crecimiento si no tiene finanzas públicas menos vulnerables y más sólidas. Eso requiere la colaboración del Ejecutivo y el Legislativo, dijo.