• Home
  • Secciones
  • Política
  • "Fundamentos de mi cuarta transformación: El perdón, borrón al pasado y cuenta nueva al presente con profunda honestidad; el que robe, a la cárcel"

"Fundamentos de mi cuarta transformación: El perdón, borrón al pasado y cuenta nueva al presente con profunda honestidad; el que robe, a la cárcel"

Por Guillermo Andrés Ríos Munive

Tras ser investido con la banda presidencial y rendir protesta como presidente constitucional de México, Andrés Manuel López Obrador afirmó que a partir de hoy iniciará la Cuarta Transformación del país de manera pacífica y con ello, un cambio de régimen político, pero al mismo tiempo, “una profunda y radical transformación porque se acabará con la corrupción y la impunidad que impiden el renacimiento de México”.

Y añadió: “Por mandato del pueblo iniciamos la Cuarta Transformación política de México. Puede ser pretencioso o exagerado, pero hoy no sólo inicia un nuevo gobierno, hoy comienza un cambio de régimen político. A partir de ahora se llevará a cabo una transformación pacífica y ordenada, pero al mismo tiempo, profunda y radical”.

Con largo discurso pronunciado durante la sesión de Congreso General, el presidente López Obrador insistió en que “por mandato del pueblo hoy iniciamos la Cuarta Transformación de México”.

Ante diputados y senadores integrantes del Congreso de la Unión, invitados nacionales e internacionales, los miembros de quienes integrarán su gabinete, presidentes de países latinoamericanos, y comitivas representantes de diferentes naciones, el titular del Ejecutivo Federal sostuvo que la política económica neoliberal ha sido un desastre y una calamidad para la vida pública del país.

“Por ejemplo, la reforma energética que nos dijeron vendría a salvarnos y sólo ha significado la caída en la producción de petróleo y el aumento desmedido en los precios del gas y la electricidad”.

Señaló también que la corrupción se convirtió en la principal función del poder político. “Nada ha dañado más a México que la deshonestidad de los gobernantes y de la pequeña minoría que ha lucrado con el influyentismo”.

Al inicio de su discurso, López Obrador agradeció al expresidente Enrique Peña Nieto el no haber intervenido en las pasadas elecciones presidenciales.

Y dejó un mensaje de tranquilidad para los que se van: “al contrario de lo que pueda suponerse, esta nueva etapa la vamos a comenzar sin perseguir a nadie, porque no apostamos al circo y a la simulación”.

Dijo que su fuerte no es la venganza y habrá perdón, pero las autoridades respectivas continuarán con sus investigaciones, y ahora hay borrón al pasado y cuenta nueva al presente con profunda honestidad; “el que robe, a la cárcel, aunque sean mis familiares".

Respecto al caso de los 43 estudiantes de la escuela normal rural Isidro Burgos de Ayotzinapa, Guerrero, desaparecidos hace cuatro años en Iguala, anunció que a partir de este sábado 1 de diciembre, se constituye una Comisión de la Verdad para investigar los hechos ocurridos la noche del 26 de septiembre de 2014, y castigar a los responsables.

Portando la banda presidencial con el color verde en la parte superior, contrario a como la recibieron presidentes como Felipe Calderón y Peña Nieto, el ahora nuevo mandatario López Obrador agradeció la presencia de los presidentes de Honduras, Juan Orlando Hernández; Evo Morales, presidente del estado plurinacional de Bolivia; Daniel Medina Sánchez, presidente de la República Dominicana; Martín Vizcarra Cornejo, presidente de la República del Perú, entre otras personalidades.

Más adelante, el nuevo presidente de México aseguró que no buscará reelegirse como mandatario, sino por el contrario, a la mitad de su mandato los ciudadanos por medio de una encuesta nacional decidirán si deberá o no seguir en el poder.

“Bajo ninguna circunstancia buscaré reelegirme, sino me someteré a la revocación del mandato. En dos años y medio habrá una consulta para preguntar a los ciudadanos si quieren que el presidente siga en el mandato o que renuncie”.

Reiteró que sólo a quien le debe sumisión y obediencia es al pueblo de México. “El pueblo pone y el pueblo quita, el único al que debo obediencia”.

AMENAZA CUMPLIDA

Al iniciar la Sesión de Congreso General, el Partido Acción Nacional cumplió su amenaza de rechazar la presencia del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro (quien no estuvo presente durante la ceremonia), al colocar un gran cartel donde se leía: “Maduro, no eres bienvenido”.

De igual forma, durante los posicionamientos de los grupos parlamentarios con motivo de la transmisión del Poder Ejecutivo Federal, los legisladores panistas reiteraron su rechazo al mandatario venezolano, quien tras su arribo al aeropuerto de la Ciudad de México, se dirigió al Palacio Nacional donde fue recibido por el presidente Andrés Manuel López Obrador, y donde también fue abucheado.