• Home
  • Secciones
  • Política
  • ¿Y LA IZQUIERDA?: Por Jorge Meléndez Preciado

¿Y LA IZQUIERDA?: Por Jorge Meléndez Preciado

*La derecha al ataque

Escepticismo, angustia y burlas causó un pasado artículo donde comentaba el “Golpe blando”, el documental de Carlos Mendoza Aupetit. Pero hace tiempo que la derecha, apoyada en el empresariado más conservador, prepara la ofensiva para las elecciones del 2021 y el enfrentamiento total para la de 2024, la presidencial.

Diversos testimonios en medios impresos tenemos a la mano.

El más documentado en Proceso, número 2231, a cargo de Álvaro Delgado. Pero también podemos leer el artículo de Mario Maldonado en El Universal (5 de agosto) y un amplio ensayo de Heinz Dieterich (Avanza la desestabilización contra Andrés Manuel López Obrador) en Aristegui Noticias, entre otros.

Amén de constatar que sigue el golpeteo en radio, tele e impresos, de muchos que ahora ya no hablan de la falta de libertad de expresión, sino aseguran que vamos a un país intolerante porque algunas agrupaciones no son alentadas con recursos públicos.

Hay una alianza entre diferentes asociaciones: Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, #NoMasDerroches, Causa en Común, Comisión Mexicana de Derechos Humanos, el Colegio de la Abogacía, el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) y otros para atacar diversas medidas oficiales y plantear que vamos rumbo al abismo.

En este sentido, el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), fundado por Eugenio Garza Sada (6 de septiembre de 1943) y que tiene una sede importante en esta capital, sería la encargada de proveer los cuadros intelectuales para la gran operación a cinco años. Entre los que están ya en la preparación de esos dirigentes a favor de los ricos,  tenemos a  los siguientes: Alejandro Poiré, director de la Escuela de Ciencias Sociales y  Gobierno  de dicho instituto, ex director del Cisen y ex secretario de Gobernación (en esos dos últimos cargos con Felipe Calderón) y colaborador de El Heraldo de México: Carlos Urzúa, ex secretario de Hacienda en el actual régimen y columnista de El Universal; el ex integrante del Consejo Consultivo  de Pemex cuando Emilio Lozoya, Carlos Elizondo Mayer- Serra y colaborador de Excélsior, y el ex consejero electoral, Arturo Sánchez Gutiérrez (Álvaro Delgado, ídem). Se había incluido en el reportaje a Jesús Silva Herzog- Márquez, pero el columnista de Reforma dijo el lunes 5 que él no participa en esta cruzada.

Es también claro que varios medios, en buena medida, o por medio de muy reconocidos periodistas, tienen la encomienda de hacer críticas frecuentes para intentar demostrar que las acciones impulsadas por la actual administración no prosperan, están mal o se encuentra encaminada al fracaso o a dividir el país. Estrategia muy conocida, sobre todo en contra de regímenes considerados populistas.

Atrás de todo se encuentra la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), y su presidente: Gustavo de Hoyos, quien concluirá su segundo mandato en diciembre de este año, y el cual quería nuevamente reelegirse, aunque ante la imposibilidad pretende ahora dedicarse a propagar algo que ha denominado: la Alternativa para México.

Entre sus bases están: defender la libertad (sic autoritario), la democracia, el Estado de derecho, la economía de mercado (sic que pregona el dejar hacer a los grandes), la globalización (que viva la libre empresa que sojuzga) y la responsabilidad social (de la que carecen la mayoría de los capitalistas).

De seis mil 600 reclutados, se pretende que para las fechas más importantes, antes del 2024, existan 110 Agentes Ciudadanos de Cambio (sic que afirma “el cambio soy yo”), para que ellos sigan los pasos, según su oscura propuesta, de Manuel de Jesús Clouthier. No saben o pretenden ignorar que dos de sus hijos, Manuel y Tatiana, andan enarbolando banderas más amplias y desplegadas que las de los señores del dinero.

Un activo mayor de esta ofensiva ya desplegada en muchos lugares, la cual iniciará formalmente el 15 de agosto en Saltillo, Coahuila, es José Antonio Fernández Carvajal, apodado El Diablo, accionista importante de Femsa, la elaboradora de refrescos de cola y casado con Eva María Garza Lagüera, hija de Eugenio Garza Sada, quien fue asesinado en 1975 por la Liga 23 de septiembre. Y ese hombre cuyas empresas están por muchas partes del orbe ha sido el único que ha despreciado los encuentros con López Obrador.

Claro que otro de los apoyos económicos, mediáticos y de presencia en organizaciones civiles son los Claudios González, padre e hijo, quienes desde siempre han combatido las luchas civiles y electorales de Andrés Manuel. Aunque el señor Claudio X vaya a Palacio Nacional y aparentemente diga que impulsará las propuestas económicas oficiales, algo que hacen de forma parecida Alberto Bailléres y Germán Larrea.

Frente a dicho panorama, el cual se hará más complicado en las elecciones de 2021, lejos de conjugar esfuerzos tanto los integrantes de Morena como los intelectuales que ven con optimismo el cambio, a pesar de que critiquen los múltiples errores cometidos, la situación de esta fracción es más bien deshilvanada, atropellada, inorgánica y falta de preparación hacia las modificaciones que deben venir para atacar la corrupción, ampliar los espacios sociales y alentar la instrucción y el debate.

Además, los medios públicos, que deberían ser foros para el análisis entre muchas posiciones, pero con el afán de ir encontrando los nuevos caminos de nuestro país, están sin rumbo ni afán de desentrañar lo que ocurre actualmente. Y ni siquiera en las universidades (en algunas la derecha continúa manejándolas), se han dado los foros para saber de experiencias de transformación, fijar las nuevas metas que necesitamos en cuanto a educación, desarrollo y medio ambiente, entre otros asuntos cardinales.

Así pues, ante este panorama: ¿Se ve lejano un golpe de Estado blando en México?

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

@jamelendez44