• Home
  • Secciones
  • Su Salud
  • Evalúan impacto de compuesto bioactivo de la soya en la disminución de la resistencia a la insulina

Evalúan impacto de compuesto bioactivo de la soya en la disminución de la resistencia a la insulina

La obesidad es el exceso de tejido adiposo en el organismo y un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades como diabetes tipo 2 o enfermedades cardiovasculares. Además, durante el desarrollo de la obesidad aparecen alteraciones metabólicas, entre estas, resistencia a la insulina, hipertensión, hiperlipidemia o hígado graso, y una de las estrategias para hacerles frente es a través de la dieta.

El doctor Armando Tovar Palacios, del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, ha estudiado el uso de algunos alimentos que tienen efectos sobre la salud del individuo como nopal, frijol, chía y soya.

“Hemos estudiado los efectos biológicos del consumo de la proteína de la soya, a la que se asocian las isoflavonas, compuestos con actividad biológica que tienen efecto en la salud de las personas, de las cuales la daidzeína, genisteina, gliciteína son las más abundantes”.

El investigador y su grupo de trabajo se enfocaron en la genisteina para identificar si se asociaba con los beneficios que se han reportado por el consumo de la proteína de soya, entre ellos disminuir la resistencia a la insulina, que se presenta cuando las células del cuerpo no responden normalmente a esta hormona y la glucosa se acumula en la sangre.

Para este estudio trabajó con ratones que recibieron genisteina como parte de su dieta. Lo que encontró fue que la genisteina estimula la fosforilación en la enzima AMPK (que contribuye a regular el balance energético y la ingesta calórica); así como el aumento en la expresión de los genes involucrados en la oxidación de ácidos grasos y la termogénesis, lo que se traduce en la disminución de la glucosa en la sangre.

También se identificó que al dar a los ratones una dieta alta en grasa los niveles de glucosa en sangre aumentaban, pero si a esa misma dieta se le agregaba genisteina, estos niveles disminuían, señaló el integrante de la Academia Mexicana de Ciencias.

El doctor en bioquímica nutricional por la Universidad de Wisconsin–Madison mencionó, como parte de su conferencia “Microbiota, obesidad y compuestos bioactivos dietarios”, que en diversos estudios se reporta una asociación de la resistencia a la insulina con cambios en el microbiota intestinal, de ahí que trató de abordar si la genisteina tiene algún efecto sobre ella.

Así, el investigador y sus colaboradores analizaron el estado del microbiota intestinal de ratones alimentados con una dieta control y de aquellos con una dieta alta en grasa. Los primeros tenían mayor diversidad, mientras que los ratones con una dieta alta en grasa y con baja diversidad de su microbiota intestinal tuvieron un aumento en la misma cuando se les dio genisteina.

La siguiente pregunta que se planteó Tovar Palacios en la investigación fue si los resultados obtenidos en ratones, tanto la disminución de los niveles de glucosa en la sangre (por resistencia la insulina), como el aumento en la diversidad del microbiota intestinal, se repetían al hacer un estudio en humanos. “Dimos un tratamiento de genisteina durante dos meses a un grupo de pacientes con resistencia a la insulina y a otro grupo le dimos placebo, y vimos que los primeros presentaron una diminución en los niveles de insulina”.

Además. los investigadores estaban interesados en saber qué pasaba con la microbiota intestinal de estos pacientes antes y después del tratamiento, y la diversidad de los que tomaron genisteina aumentó, en especial la presencia de Akkermansia muciniphila, que en otros estudios hechos por otros investigadores se reporta su administración a pacientes con resistencia a la insulina y los resultados que han obtenido son semejantes a los del doctor Armando Tovar Palacios, es decir, de disminución de glucosa en la sangre.

“Entonces la genisteina por medio de A. muciniphila está disminuyendo los niveles de lipopolisacáridos, la inflamación de bajo grado y esto a su vez disminuye la resistencia a la insulina”, subrayó.

Los efectos del consumo de proteína de soya están asociados con los efectos de las isoflavonas —en particular de la genisteina— en el microbiota intestinal, por lo que al repetir uno de esos estudios eliminando parcialmente a la microbiota dando antibióticos, observaron que al hacerlo se pierden los efectos benéficos sobre el metabolismo de glucosa y los ratones comienzan a ganar peso.

A manera de conclusión, Tovar Palacios señaló que estos compuestos bioactivos presentes en la soya tienen la capacidad de regular selectivamente poblaciones específicas de la microbiota intestinal, y que la genisteina se asocia con la abundancia relativa de A. muciniphila y esto a su vez con una mejoría en la sensibilidad a la insulina.